Cinco oraciones para empezar bien el nuevo año

6 min. para leer

El Año Nuevo es un buen momento para acercarse a Dios y analizar el año que ha pasado, y también para poner la mirada en el año que viene. En este artículo te presentamos cinco oraciones de Año Nuevo que te ayudarán a guiarte en esta época de cambios.

Uno de mis escritores favoritos, Frederick Buechner, nos recuerda que Dios está íntimamente involucrado en nuestras vidas y quiere dirigir nuestros pasos, no nos pone simplemente en la tierra y nos deja que sigamos solos. Buechner dice que lo que le llevó a la salvación fue la evidencia de una trama en su vida: “De vez en cuando, hay una sugerencia de propósito, de sentido, de dirección, la sugerencia de una trama, la sugerencia de que, aunque sea torpemente, tu vida está tratando de decirte algo, de llevarte a alguna parte” [Listening to Your Life (disponible en inglés)].

Dios anhela estar íntimamente involucrado con nosotros y con nuestra toma de decisiones. Puede que pensemos que nuestras decisiones cotidianas son frívolas, pero somos Sus hijos preciados, y no hay nada que deleite más Su corazón que el que nos acerquemos a pasar tiempo y compartamos nuestras vidas con Él.

Conoce algunos consejos sobre cómo orar en esta época del año.

Sparklers at New Year

1. Mira hacia el pasado con agradecimiento

En algún momento, alrededor del Año Nuevo, escribo todas las cosas que hice en el último año de las que me sentí orgulloso, que fueron nuevas o que me dieron miedo, o que sentí como una bendición. Es bueno dar gracias por todo esto y recordar la fidelidad de Dios hacia nosotros. Escuché a un predicador decir que recordar la bondad de Dios hacia nosotros es como “rendirnos ante Su fidelidad”. Recordar que Él nos ha salvado una y otra vez en el pasado, nos recuerda que lo hará de nuevo. Así que, a menudo, mis oraciones de Año Nuevo son oraciones de agradecimiento. En Listening to Your Life (disponible en inglés), Frederick Buechner recuerda una antigua oración que dice: ‘Por todas tus bendiciones, conocidas y desconocidas, recordadas y olvidadas, te damos gracias’.

‘Gracias, Señor, porque estás conmigo. Gracias por las bendiciones del último año. Gracias por mantenerme a salvo. Amén’.

Lee esta publicación para leer más sobre la práctica de la gratitud.

2. Haz un inventario del año

Cada año, reviso la forma en que empleo mi tiempo. Esto incluye el trabajo remunerado, el voluntariado, las tareas domésticas, el tiempo que paso con mi familia y el tiempo para descansar y hacer ejercicio. Observo la cantidad de tiempo que dedico a cada cosa y lo pongo delante de Dios. Me pregunto si la vida se siente equilibrada y examino mi corazón hacia cada cosa que hago. ¿Lo hago con un corazón entristecido? ¿Me produce alegría? ¿Lo hago por obligación? Me pregunto si estoy ganando lo suficiente para salir adelante, y si estoy sembrando en cosas que creo que son un buen uso de mi tiempo. Si hay algo más que me gustaría hacer, veo si puedo darle un espacio. Le pregunto a Dios si hay algo que debería dejar de hacer.

Y toda esta reflexión y balance que hago con Dios es también una oración de Año Nuevo. Al hacer esto de vez en cuando, damos forma al curso de nuestra vida. Al ofrecer nuestras decisiones a Dios, le permitimos que respire en nuestra vida y cambie el curso de las misma, poco a poco. Oliver Burkeman escribió una nota (disponible en inglés) explicando que para conducir un avión, uno se desvía del rumbo el 90% de las veces, y solo corrigiendo continuamente se llega al destino (The Guardian, sábado 24 de mayo de 2014). La vida es un poco así, corregimos, ajustamos y cambiamos todo el tiempo.

‘Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida’ Proverbios 4:23.

‘Precioso Dios, te doy mi tiempo. Ayúdame a ver cómo debo pasar mis días, y enséñame a recorrerlos con paz, no con prisa. Amén”.

3. Empieza a moverte

¿Has oído alguna vez la frase: “Es más fácil manejar un vehículo en movimiento que uno parado”? Es cierto, ¿no? A veces, la indecisión puede paralizarnos. Y a veces sólo necesitamos seguir haciendo lo que estamos haciendo hasta que ya no sintamos que es correcto, o hasta que sintamos que Dios nos dice que nos detengamos.

A veces puede parecer que no tenemos ni idea hacia dónde vamos, pero las cosas parecen tener sentido cuando miramos atrás. Como dijo Steve Jobs en su famoso discurso de graduación de Stanford (disponible en inglés); ‘No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante; solo puedes conectarlos mirando hacia atrás’.

Podemos estresarnos por escuchar la voz de Dios, pero creo que es más sencillo de lo que pensamos. Si fijamos nuestro rumbo, podemos orar a Dios y decir: ‘esto es lo que me propongo este año. Si quieres que cambie algo, háblame’. ¿Por qué no escribir lo que esperamos para el año que viene?

‘El corazón del hombre traza su rumbo, pero sus pasos los dirige el Señor’ Proverbios 16:9.

‘Amado Señor Jesús, he compartido contigo mis pensamientos, sueños y planes para este año. Si hay algo en mi corazón que no está alineado con Tus planes para mí, entonces cambia mi corazón. Amén’.

Take the next step

4. Pregúntale a Dios cuál es el siguiente paso

Si supiéramos la ruta para el resto de nuestra vida, con todas las diferentes partes planificadas, sería aburrido ¿no? Dios no nos lo revela todo, sino que nos muestra un paso a la vez. Si hoy te enfrentas a la incertidumbre, o no sabes muy bien qué es lo que sigue para ti, entonces ora y pídele que te muestre el siguiente paso.

‘La exposición de tus palabras nos da luz, y da entendimiento al sencillo’ Salmo 119:130.

‘Padre amado, yo no sé lo que me depara el futuro, pero tú sí. Gracias porque ya sabes lo que me espera. Gracias porque todo lo que necesito hacer es confiar en Ti y caminar contigo, paso a paso. Ayúdame a conformarme con lo que puedo ver por ahora. Gracias porque me harás saber qué hacer cuando sea el momento de cambiar algo. Amén’.

5. Es un campo, no una cuerda floja

Escuché esta frase en alguna parte y me dio mucha libertad. No estamos caminando sobre una cuerda floja, y no nos precipitaremos a la muerte si perdemos el equilibrio o hacemos un giro equivocado. En lugar de eso, piensa que estás paseando por un campo con tu amigo a tu lado.

‘En verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce; me infunde nuevas fuerzas. Me guía por sendas de justicia por amor a su nombre’ Salmo 23: 2, 3.

‘Gracias, Señor, que la vida es como un campo para explorar contigo. Gracias porque si nos desviamos, podemos volver a ti. Tú eres el Dios de las segundas oportunidades, y también de las terceras. Gracias porque tu amor no tiene límites. Amén’.

Que puedas empezar el Año Nuevo con estas oraciones y que puedas dar gracias, escuchar,  tomar decisiones y caminar con alegría hacia todo lo que Él tiene para ti. ¡Que Dios te bendiga!

Download Glorify app

Empieza a adquirir buenos hábitos hoy mismo!

Descargar ahora!
;