Entendiendo el poder del pasaje “no se preocupen por nada”.

4 min. para leer

¿Alguien más piensa “es más fácil decirlo que hacerlo” después de leer el versículo “no se preocupen por nada”?

Este versículo, que se encuentra en Filipenses 4: 6-7 dice:

No se preocupen por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.”

Este versículo establece una fórmula clara. Dice, en esencia, deja de preocuparte, hazlo orando, y entonces experimentarás la paz más asombrosa de Dios.

Para quienes luchamos contra la ansiedad o la preocupación, este versículo puede ser increíblemente tranquilizador. Describe el modelo bíblico para vivir libres del miedo y de la ansiedad.

Si necesitas ayuda para superar la ansiedad, el temor o la preocupación, ingresa a Glorify app. Donde encontrarás decenas de herramientas diseñadas para ayudarte a superar estos sentimientos y a vivir Filipenses 4:6-7

Glorify aplicación gratuita de devocional diario y Biblia

¿En qué parte de la Biblia dice que no debemos estar ansiosos?

Filipenses es uno de los libros del Nuevo Testamento. Originalmente, fue una carta, escrita por Pablo, a la iglesia en la ciudad de Filipos.

El pasaje “no se preocupen por nada” se encuentra en el capítulo 4, versículos 6-7, pero vale la pena leer todo el libro para tener una idea de lo que Pablo está diciendo.

¿Cuál es el contexto del versículo “no se preocupen por nada”?

Cuando lees Filipenses, te das cuenta de que Pablo insiste en la importancia de la oración y de confiar en Dios para vivir plenamente.

En los versículos anteriores al capítulo 4: 6-7, el apóstol Pablo anima a los filipenses a regocijarse en el Señor, a ser amables unos con otros y a confiar sus preocupaciones a Dios mediante la oración. A continuación dice: “No se preocupen por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias.” (Filipenses 4:6).

El contexto sugiere que los filipenses se enfrentaban a diversos retos y dificultades, como la persecución y la oposición de fuentes externas. Ante estas dificultades, Pablo les recuerda que no deben inquietarse ni preocuparse, sino dirigirse a Dios en oración, confiando en que Él proveerá a sus necesidades y les dará paz.

Además, Pablo les asegura que, al hacerlo, la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará sus corazones y sus mentes en Cristo Jesús. Este versículo subraya la importancia de la fe y la confianza en Dios, incluso en medio de pruebas y dificultades.

¿Qué más dice la Biblia sobre no preocuparse?

Pablo no es el único que nos anima a no preocuparnos. En Mateo 6: 25-26 leemos que Jesús enseñó a sus discípulos a no preocuparse por sus necesidades, sino a confiar en Dios para todo lo que necesiten.

“Por eso les digo: No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán. ¿No tiene la vida más valor que la comida y el cuerpo más que la ropa?”.

Este versículo subraya la importancia de confiar en Dios y depender de Él para que se ocupe de todas nuestras necesidades. Aunque la Biblia reconoce que la preocupación existe, también nos recuerda que podemos superarla depositando nuestra confianza en Dios.

La Biblia nos enseña que la preocupación es una distracción de la bondad y la soberanía de Dios y puede alejarnos de nuestra conexión con Él.

En lugar de preocuparnos, se nos anima a centrarnos en Dios, orar y buscar su guía y consuelo en nuestros momentos de necesidad.

Al confiar en Él, podemos experimentar la paz que sobrepasa todo entendimiento y guarda nuestros corazones y mentes en Cristo Jesús.

Así pues, consolémonos con estas palabras y recordemos poner nuestra confianza en Dios, porque Él nunca nos abandonará.

¿Cómo puedo aplicar a mi vida el pasaje “no se preocupen por nada”?

Lo primero es lo primero. Acabemos con la mentira de que tus preocupaciones y ansiedades son demasiado grandes para Dios, o que tus sentimientos son demasiado para Él. Dios puede manejar cualquier cosa y todo lo que le presentes.

Pablo estaba en prisión cuando escribió Filipenses. Cuando nos dice tan apasionadamente que no nos preocupemos, estaba solo y su vida corría peligro. Sabía lo dura que puede llegar a ser la vida, sin embargo, seguía convencido de que podemos vivir nuestros días libres de ansiedad.

Una forma práctica de empezar a aplicar la escritura a tu vida es comenzar a traer todo a la mesa cuando ores. ¡No te contengas!

Cuanto más confiemos en Dios con nuestros miedos, preocupaciones y preguntas, más experimentarás la bondad de Dios, su paz y su libertad.

Formas prácticas de entregar tus preocupaciones a Dios

He aquí cuatro maneras sencillas y prácticas de empezar a entregar tus preocupaciones y ansiedades a Dios.

  1. Usa un diario de gratitud. Cada mañana usa un diario y convierte tus preocupaciones en gratitud enumerando tres cosas por las que estás agradecido. Tu diario de gratitud servirá como un recordatorio inspirador de todas las bendiciones en tu vida.
  2. Pide oración. Cuando encuentres difícil cambiar un pensamiento ansioso, o tu cuerpo realmente esté sintiendo los efectos de la preocupación, envía una petición de oración a tu comunidad.
  3. Medita en la palabra de Dios. Lee la Biblia, reflexiona en lo que leíste, haz nuestro devocional diario o sigue nuestras meditaciones bíblicas. Cuando te levantes, mientras trabajas, antes de dormir, en cualquier momento que puedas.
  4. Ora: Tal como lo dice el pasaje, entrega tus preocupaciones en oración.
Download Glorify app

Empieza a adquirir buenos hábitos hoy mismo!

Descargar ahora!
;