El poder de la gratitud en la oración

6 min. para leer

A través de este blog, de nuestro autor invitado Brian Heasley, descubrirás sobre el poder de la oración y la importancia de la gratitud, para llevar tu vida de oración a otro nivel.

En Glorify creemos que la oración es uno de los pilares fundamentales de la vida cristiana. Es por ello que hemos desarrollado toda una sección en nuestra aplicación dedicada a ayudarte a fortalecer tu vida de oración.

Glorify aplicación gratuita de devocional diario y Biblia

La gratitud y la adoración

“Un día, siguiendo su viaje a Jerusalén, Jesús pasaba por Samaria y Galilea. Cuando estaba por entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres que tenían enferma la piel. Como se habían quedado a cierta distancia, gritaron: —¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros! Al verlos, les dijo: —Vayan a presentarse a los sacerdotes. Resultó que, mientras iban de camino, quedaron limpios. Uno de ellos, al verse ya sano, regresó alabando a Dios a grandes voces. Cayó rostro en tierra a los pies de Jesús y le dio las gracias, no obstante que era samaritano. —¿Acaso no quedaron limpios los diez? —preguntó Jesús—. ¿Dónde están los otros nueve? ¿No hubo ninguno que regresara a dar gloria a Dios, excepto este extranjero? Levántate y vete —dijo al hombre—; tu fe te ha sanado.”

Me encanta esta historia de Lucas 17: 11 – 17, porque pinta un cuadro tan claro del corazón de Dios hacia las personas agradecidas.

En este pasaje del texto, leemos cómo, de los diez leprosos que fueron curados, sólo uno volvió para dar las gracias a Jesús. No sólo fue el único que le dio las gracias, sino que además era samaritano. En aquella época, los samaritanos y los judíos no se caían muy bien. Sin embargo, cuando este hombre reconoció lo que Jesús había hecho por él, se arrojó a sus pies.

El samaritano regresó a Jesús, para mostrarle su gratitud; detuvo sus planes para dar las gracias al Salvador.

¡Qué poderosa lección para nosotros hoy!

Tómate un momento para estar agradecido

Ahora mismo, estés donde estés, detente un momento y mira todas la maravillas que te rodean. ¿Sabías que el asombro nos lleva a la adoración? ¿Y que la adoración es el don vivificante que riega nuestra vida de oración y la ayuda a crecer?

Una vida de oración sin adoración se vuelve seca y religiosa, estancada e incluso desagradecida.

En esta historia, vemos a nueve personas que estaban demasiado ocupadas para adorar al que las había curado. Pero también vemos a la única persona que no lo estaba. La que eligió empapar su vida en oraciones de alabanza, agradeciendo a Jesús el milagro que le había concedido.

Quiero retarnos a que seamos como este hombre en nuestras propias vidas.

Lleva tu alabanza y tu adoración a sus pies y coloca tu corazón en una postura de gratitud. Si queremos crecer en la práctica de la oración, necesitamos aprender a cultivar una actitud de gratitud. Así que, ¡empecemos!

La gratitud como antídoto contra el consumismo

Vivimos en una cultura que se nutre del consumismo. Queremos, necesitamos, tenemos que tener lo siguiente.

Sin embargo, una cultura consumista siempre nos va a empujar a centrarnos en lo que no tenemos, en lugar de ayudarnos a cultivar una vida de oración de gratitud por todas las cosas que sí tenemos.

Creo que la única manera de romper esta cultura consumista es practicar la gratitud constantemente, contemplando las bendiciones que nos rodea y permitiendo que inspiren nuestra alabanza hacia nuestro Padre celestial.

En el evangelio de Lucas leemos cómo el leproso curado se arrojó a los pies de Jesús. A mí esto me recuerda a cuando caemos de rodillas en la oración, sobrecogidos por la presencia de Dios y desesperados por derramar nuestra alabanza ante él.

Cuando el leproso cayó a los pies de Jesús, fue un acto consciente. No se desmayó ni se derrumbó contra su voluntad, sino que decidió que no había otra postura para mostrar su gratitud que caer ante Jesús en total adoración y entrega.

Tenía una actitud de gratitud que impregnaba su vida de oración como un acto físico de agradecimiento.

Del mismo modo, cuando tomamos la decisión consciente de dar gracias a Dios por todo lo que ha hecho por nosotros, nos encontramos cayendo a sus pies, abrumados de gratitud por sus buenos y perfectos caminos.

Gratitud en el día a día

Sin embargo, la gratitud no solo consiste en grandes gestos físicos. La gratitud también puede cultivarse en las pequeñas cosas. Al final del día, la gratitud es una práctica consciente que ejercitamos cada día.

Quizá te preguntes, pero ¿qué pasa cuando la vida es realmente dura? ¿Y si te dijera que la gratitud no descalifica nuestras preocupaciones o inquietudes, sino que nos ayuda a mantener la mirada en Jesús incluso en medio de ellas?

Me encanta consultar los Salmos cuando me siento desanimado por mis circunstancias. Los Salmos no son simples oraciones de agradecimiento y alabanza, sino que están llenos de ejemplos de superación de pruebas y de grandes obstáculos. Los Salmos nos dan un bello ejemplo de la práctica de la gratitud en el desorden de la vida.

En especial disfruto del Salmo 136:1. Dice: “Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.”

La palabra amor en este pasaje procede de la antigua palabra hebrea Hesed. Hesed tiene un significado increíblemente profundo y hermoso. Significa que este amor del que habla el salmista es un «amor que fluye libremente y no conoce límites». ¿No es increíble? Pase lo que pase hoy en tu vida, si hay algo por lo que puedes dar gracias es porque Dios te ha dado un amor que fluye libremente y no conoce límites.

Integrar la gratitud en nuestra vida de oración

Cuando practicamos la oración, debemos acordarnos de practicar también la gratitud.

Debemos hacer el esfuerzo consciente de dar gracias a nuestro Señor a diario.

Debemos adorarle por las maravillas que nos rodean. Por las pequeñas, pero significativas con las que nos bendice cada día. Acuérdate de darle gracias por las cosas sencillas que mejoran nuestras vidas, por la comida que tenemos en el plato, por el agua que corre por nuestros grifos. Incluso por la electricidad de nuestros hogares, por los amigos que conocemos, por la familia que tenemos, por las personas a las que hemos amado, por las personas que hemos perdido.

Si integramos esta actitud de gratitud sincera en nuestra vida de oración, nuestra perspectiva de la vida cambiará. Nuestras prioridades se reordenarán, y conoceremos y experimentaremos la gran alegría del Señor.

Comprométete a encontrar formas de mostrar tu agradecimiento. Ya sea en las conversaciones que mantienes con tus amigos, en las cosas que compartes en Internet o en los momentos de quietud y de oración; haz de la gratitud una práctica habitual en tus oraciones. Y observa cómo Él transforma maravillosamente tu vida a medida que lo haces.

Brian Heasley es el Director Internacional de Oración para 24-7 Prayer, y también trabaja en el Palacio de Lambeth como Responsable Ecuménico Internacional de Thy Kingdom Come.

Antes de esto, Brian y su esposa Tracy fueron pioneros en el trabajo de 24-7 Oración en Ibiza, España. El libro de Brian, Gatecrashing, cuenta la historia de la Oración 24-7 en Ibiza. Brian es originario de Belfast, Irlanda del Norte, y ahora vive en Inglaterra. Brian y Tracy tienen dos hijos adultos.

Download Glorify app

Empieza a adquirir buenos hábitos hoy mismo!

Descargar ahora!
;