Devocional navideño

5 min. para leer

Este devocional navideño ha sido escrito para ayudarte a acercarte a Jesús en estas fiestas. A medida que leas este devocional, permite que estas palabras te lleven a una revelación más profunda del nacimiento de Jesús y a una perspectiva fresca del significado de la Navidad.

Si quieres continuar meditando en la obra de Cristo en la tierra, descarga Glorify App, y disfruta de nuestro contenido especial de Navidad.

Glorify aplicación gratuita de devocional diario y Biblia

Una llegada indigna

Tómate un momento para imaginar que un miembro de la realeza o una celebridad de alto nivel llega a tu ciudad. ¿Cómo esperarías que llegaran? Probablemente, esperarías ver un auto caro, un séquito de invitados y mucha seguridad a su alrededor. Se alojarían en el mejor hotel de la ciudad, comerían en los mejores restaurantes y recibirían un trato VIP durante su estadía.

Sin embargo, en el Evangelio de Lucas, leemos la historia de un rey que llega a la tierra de una manera algo diferente. En Lucas 2 leemos que Jesús, el verdadero Rey de Reyes, llegó a la tierra sin lujo ni esplendor. No llegó en la forma que esperaríamos que llegue un rey ni como un poderoso guerrero. Llegó como el ser más vulnerable: un bebé. Y llegó de forma discreta, naciendo en una sucia habitación, rodeado de animales. Sus padres, María y José, ni siquiera pudieron encontrar una cama para él, así que tuvieron que acostarlo en un pesebre. Es muy diferente de lo que podríamos esperar para la llegada del Salvador del mundo.

El nacimiento de Jesús en aquella primera Navidad habría sido una llegada indigna para cualquier ser humano. Pero fue especialmente indigna para Jesús, que es Dios mismo en forma humana.

Una visita de los marginados

La llegada de Jesús a la tierra estuvo rodeada de una gran expectativa. En el período previo a su nacimiento, el pueblo de Dios estaba expectante ante la llegada del Mesías, que salvaría al pueblo judío y lo sacaría de la ocupación romana. De hecho, el Antiguo Testamento registra muchas profecías y predicciones sobre este Mesías venidero. 

Cabría suponer que el nacimiento de Jesús se anunciaría al mundo de forma digna y pública. Pero la llegada de Jesús a la tierra no se anunció a la élite religiosa ni a los ricos y poderosos. La llegada de Jesús fue anunciada primero a los pastores.

En aquella época, los pastores eran lo más bajo de la sociedad. Eran marginados, sucios y a menudo incultos. Las personas que menos esperarían recibir la noticia del nacimiento del Mesías.

Los pastores

Tal vez Dios eligió anunciar el nacimiento de Jesús a los pastores porque ellos eran los que realmente entenderían que no podían ganarse el camino hacia Cristo. Nunca se habrían creído dignos de encontrarse con el Salvador del mundo. Porque Jesús no vino a los que lo tienen todo, sino a los que saben que no lo tienen. Vino a los que saben que necesitan un Salvador.

devocional navideño

Un reino al revés

Entonces, ¿qué puede enseñarnos esta historia de Navidad sobre quién es Dios? ¿Qué aprendemos del hecho de que Jesús naciera en una habitación rodeado de animales? ¿Y qué aprendemos del hecho de que la llegada de Jesús se anunciara primero a los marginados de la época?

A través del nacimiento de Jesús, Dios nos muestra que su reino es un reino al revés. Las definiciones de éxito, valor y reconocimiento del mundo carecen de sentido a los ojos de Dios. La llegada de Jesús puso patas arriba las ideas y costumbres del mundo e inauguró un nuevo reino que valora a todas las personas.

Dios camina con nosotros

Jesús llegó como un siervo. Llegó de una manera discreta y poco digna, para mostrar que nuestro Dios es alguien que entiende nuestra humanidad, se asocia con nuestro quebranto y está dispuesto a caminar con nosotros a través del caos de la vida. Y Jesús llegó primero a los pastores, no a la élite, para mostrarnos que su buena noticia es para todos. 

Esta Navidad, intentemos ser humildes como los pastores y caminar despacio con Jesús. Recordemos que él entró en el quebranto de nuestra humanidad para atraernos de nuevo hacia él. Así podremos reconocer que nuestras coronas terrenales, nuestra sabiduría y nuestras posiciones carecen de sentido ante Dios. Hemos perdido el verdadero significado de la Navidad si pensamos que podemos calificar o ganar el regalo del perdón de Jesús. Tenemos que rebajarnos, humillarnos, y reconocer que Jesús es todo el sentido y toda la respuesta.

Un devocional navideño para nuestro tiempo

Como probablemente sepas por la historia de la natividad, leemos en Mateo 2 que los reyes magos, finalmente, llegaron a ver a Jesús. Pero llegaron después que los pastores. De una manera sutil, vemos el reino (y el orden) al revés de Dios. Porque, aunque todos estamos invitados a encontrarnos con Jesús, en el reino de Dios los últimos serán los primeros y los primeros serán los últimos.

Esto no significa que debamos despreciar o avergonzarnos de nuestro éxito en el mundo. Pero debemos reconocer que nuestro valor e identidad están fundamentados únicamente en Cristo. Debemos estar dispuestos a ofrecer ese éxito a Dios y recordar que el don de Dios del perdón y la reconciliación es un don que nunca podríamos ganar.

Esta Navidad, anímate y recuerda que tu identidad se encuentra únicamente en tu relación con Dios. Por medio de Jesús eres hijo de Dios, amado, salvo y seguro eternamente en sus brazos.

Si te ha resultado útil este devocional navideño, visita Glorify App, donde encontrarás más contenidos navideños para acercarte a Dios en estas fiestas. También puedes encontrar más blogs sobre este tema aquí, para equiparte en tu camino de fe.

Fotos por Tristan Frank en Unsplash

 

Download Glorify app

Empieza a adquirir buenos hábitos hoy mismo!

Descargar ahora!
;