¿Cómo era Jesús físicamente?

6 min. para leer

¿Es posible saber cómo era Jesús físicamente miles de años después de su muerte, resurección y ascención?

Acompáñanos mientras intentamos hacernos una idea de cómo era el Hijo de Dios, cuando se hizo completamente hombre, en su tiempo, en la tierra.

¿Cómo era Jesús? ¿Cuáles son algunas de sus características físicas?

Aunque nunca sabremos con certeza cómo era Jesús, hay algunas pistas que nos pueden dar una idea de sus características físicas.

En primer lugar, sabemos que Jesús era de ascendencia judía. Probablemente, tenía el pelo oscuro y los ojos marrones, ya que son rasgos físicos comunes entre el pueblo judío. También podemos suponer que su piel era morena, típica de los habitantes de Oriente Próximo.

En cuanto a su estatura, no disponemos de información definitiva. Sin embargo, podemos hacer algunas conjeturas basadas en registros históricos y hallazgos arqueológicos. La estatura media de los hombres de la región en la época de Jesús era de 1.70 metros.

Lo más cercano a una descripción física de Jesús en la Biblia se encuentra en Isaías 53:2. “No había en él belleza ni majestad alguna; su aspecto no era atractivo y nada en su apariencia lo hacía deseable.”

Este breve versículo sugiere que Jesús no era físicamente llamativo ni impresionante en modo alguno. Por tanto, nos queda imaginarnos a un hombre de apariencia bastante común.

El historiador Josefo, que vivió en el siglo I d.C., escribió sobre Jesús en su libro “Antigüedades de los Judíos”. Lo describió como “un hombre de apariencia sencilla, edad madura, piel oscura y baja estatura”.

¿Cómo se presentaba Jesús al público?

Uno de los temas recurrentes a lo largo de los evangelios es que Jesús era invitado a las casas de otros. Gran parte de su ministerio tuvo lugar en los hogares de amigos, familiares y de su comunidad en general.

Así mismo, Él acogía a los miembros más débiles de la sociedad, los niños, las mujeres, los discapacitados y los enfermos.

¿Qué nos dice esto sobre Él? Sugiere que era un hombre cálido, amable y accesible. Sin duda, sus contundentes enseñanzas debieron de ser muy difíciles de entender, pero en general el Nuevo Testamento describe a Jesús como un hombre al que la gente quería tener cerca.

Si quieres descubrir más sobre el carácter de Jesús, descarga Glorify y únete a un plan.

Glorify aplicación gratuita de devocional diario y Biblia

¿Cuáles son algunas de las cualidades morales de Jesús?

Jesús era plenamente hombre y plenamente Dios. Preguntarnos cuáles eran sus cualidades morales, desde esa perspectiva, es un poco difícil. Porque Dios no sólo creó sino que definió el amor y él es el autor de todo lo bueno que hay en la tierra.

Jesús claramente ejemplificó y demostró compasión, humildad, bondad y perdón a lo largo de los evangelios. Sin embargo, es claro al atribuir sus acciones a Dios, como vemos en Juan 5:19. “Entonces Jesús afirmó: —Les aseguro que el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su Padre hace, porque cualquier cosa que hace el Padre, la hace también el Hijo.”

Cada momento de bondad, conexión y amor en este mundo es obra de Dios, ¡le demos crédito o no!

Jesús también es un ejemplo moral fuera del cristianismo. Su postura ante la justicia social, por ejemplo, inspiró a sus seguidores a llevar una vida generosa y caritativa. El buen comportamiento moral del cristiano, es fruto de la conexión con un Dios verdaderamente bueno.

¿Cómo trataba Jesús a la gente que le rodeaba?

Preguntarse “¿Cómo era Jesús físicamente?” es una cosa. Pero quizás una pregunta más importante es: “¿cómo trataba Jesús a las personas a su alrededor?”

Jesús era conocido por su compasión y bondad, especialmente hacia los marginados y oprimidos.

Uno de los ejemplos más famosos de la bondad de Jesús es la historia de la mujer sorprendida en adulterio. Los líderes religiosos la arrastraron ante Jesús, exigiendo que fuera lapidada hasta la muerte como castigo por su crimen. Pero en lugar de condenarla, Jesús le mostró misericordia y perdón, diciéndole que se fuera y no pecara más.

También mostró un gran amor y compasión por los niños, y reprendió a sus discípulos cuando intentaron ahuyentarlos. Dijo: “Dejen que los niños vengan a mí; no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como ellos.”  Mateo 19:14

El amor de Jesús se extendía incluso a sus enemigos. Cuando fue traicionado por Judas y arrestado por las autoridades, no tomó represalias ni buscó venganza. En cambio, soportó la tortura y la humillación con gracia y humildad, dando finalmente su vida en la cruz por el bien de los demás.

En resumen, el aspecto físico de Jesús puede ser un misterio, pero su carácter y sus acciones son claros. Era un hombre de gran convicción moral y compasión, que mostraba amor y bondad a todos los que le rodeaban, independientemente de su condición o procedencia.

¿Qué dijo Jesús sobre su relación con Dios?

Hay algunos momentos clave en los que Jesús describió su relación con Dios. Él enfatizó su unidad y su conexión permanente con Dios. ¡Esta es la misma forma de vivir a la que estamos llamados!

En Juan 14:11 Jesús dice: “Créanme cuando digo que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí…” Esta conexión íntima con Dios se acentúa aún más en sus oraciones, como cuando oró en el huerto de Getsemaní: “Padre, si quieres, no me hagas beber este trago amargo; pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya.” (Lucas 22:42).

Jesús también enseñó a sus seguidores a orar, refiriéndose a Dios como “Padre nuestro”, enfatizando una relación familiar entre los creyentes y Dios. Además, Jesús habló a menudo de su misión como la de hacer la voluntad del Padre, diciendo: “Porque no he bajado del cielo para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado” (Juan 6:38).

¿Qué hizo Jesús para demostrar su poder divino?

Desde el momento en que Jesús realizó su primer milagro (convertir el agua en vino en una boda) hasta el momento en que exhaló su último suspiro (muerte por crucifixión, para volver a vivir tres días después), Jesús demostró un extraordinario poder divino.

Jesús hizo milagros, no para presumir o ganar poder. En parte, hizo cosas como curar a la gente y expulsar demonios por puro amor a las personas. Él quería ver a la gente sana y libre.

También reveló su poder divino para guiar a la gente hacia Dios. Sus milagros en el reino físico apuntaban al gran milagro que sucedería en el corazón de las personas gracias a su sacrificio.

Si quieres seguir aprendiendo sobre Jesús, el mejor lugar es la Biblia. En Glorify app puedes encontrar los evangelios en audio. Escucha la gran historia de Jesús en donde sea que te encuentres. Descarga la app haciendo clic aquí.

Download Glorify app

Empieza a adquirir buenos hábitos hoy mismo!

Descargar ahora!
;