Permiso para bajar el ritmo: 5 versículos bíblicos sobre el descanso

6 min. para leer

En el tiempo tan caótico, imparable y rápido que vivimos, los versículos bíblicos sobre el descanso son algunos de los más fáciles de pasar por alto y de los más difíciles de aplicar. Es hora de cambiar esa tendencia y bajar el ritmo.

En este blog, quiero sugerir que la esencia de la Escritura no solo está “llena de acción”, sino que también está “llena de descanso”. Mientras buscamos en la Escritura el propósito de Dios, tratando de entender nuestro “llamado a la acción”, también debemos ver gran parte de la santa Palabra de Dios como un llamado al descanso, en medio de nuestra vida acelerada y ocupada.

Aquí hay 5 versículos bíblicos sobre el descanso para recordarte que Dios te ama y te ofrece descanso. Él anhela que experimentes su descanso. El descanso no es solo una sugerencia bíblica. Es un elemento esencial para el creyente. Por lo tanto, mientras lees, permítete para descansar esta semana.

Foto por Nareeta Martin en Unsplash

El descanso se encuentra en la presencia de Dios

—Yo mismo iré contigo y te daré descanso —respondió el Señor”. Éxodo 33:14

Cuando Moisés estaba cansado y frustrado en el desierto, con toda una generación de israelitas quejándose detrás de él, Dios le dio una palabra de profunda tranquilidad: “Yo mismo iré contigo y te daré descanso”. ¡Qué promesa tan sorprendente! Esto nos reconforta a todos. De todos los versículos bíblicos sobre el descanso, este es mi favorito. En esta sencilla frase se encuentra un principio fundamental: el Dios que ahora vive en nosotros por el poder de su Espíritu Santo otorga descanso. En la presencia de Dios, encontramos descanso. 

Si eres un seguidor de Jesús, el Espíritu de Dios vive en ti. Su presencia está contigo y ha prometido no dejarte ni abandonarte. Esa presencia es una fuente de descanso para ti hoy. Al relacionarte con Cristo encontrarás descanso. En consecuencia, permítete hacer una pausa y bajar el ritmo. Recuerda que Dios está contigo, encuentra el descanso que está disponible para ti en él. 

El descanso se encuentra en el conocimiento de la provisión de Dios

“El Señor es mi pastor, nada me falta; en verdes pastos me hace descansar. Junto a tranquilas aguas me conduce”. Salmo 23:1-2

La presencia de Dios no es solo la fuente de descanso. También es todo lo que necesitamos. Léelo de nuevo. Jesús es todo lo que necesitamos. Cuando el Señor es nuestro pastor, sabemos que no nos falta nada. La revelación de esta realidad es una fuente de verdadero descanso. Independientemente de nuestras circunstancias o riquezas materiales, si tenemos a Cristo, tenemos todo lo que necesitamos. 

Cualquier cosa que necesites hoy, acude a Jesús. Permite que él refresque tu alma. Pídele que te guíe junto a aguas tranquilas si todo en tu vida está explotando ahora mismo. Confía en su provisión. Recuerda que no es “solo el pan” (las cosas materiales de este mundo) lo que te sostiene, sino la Palabra viva de Dios (Mat. 4:4). Descansa en la suficiente provisión de Cristo. 

El descanso se encuentra al seguir la dirección de Dios

“Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen camino, y no se aparten de él. Así hallarán el descanso anhelado”. Jeremías 6:16

Mientras el profeta Jeremías predicaba para convencer a los corazones del infiel pueblo israelita, habló sobre una poderosa clave, directamente de la boca del Señor, para abrir un profundo descanso en su vida. Esta clave era sencilla, pero los israelitas la habían descuidado: buscar los caminos de Dios y seguirlos con decisión. En la obediencia (tal vez una fuente improbable), se puede experimentar el descanso de Dios.

Hay mucho que podemos aprender de estas antiguas palabras. De hecho, lo mismo es cierto para nosotros hoy como creyentes. Al seguir a Dios, nuestras almas encuentran descanso. Cuando obedecemos sus mandatos, comenzamos a vivir como siempre hemos sido diseñados para vivir. Al resistir los caminos del mundo y seguir a Jesús, nos alineamos con la vida y la luz de Cristo. Este ritmo de vida es el secreto del verdadero descanso.

Pregúntate hoy: ¿estoy viviendo como Jesús me pide que viva? ¿Están mis ritmos diarios y semanales alineados para el crecimiento espiritual o estoy sobrecargado y estresado por otras exigencias? ¿Cómo puedo reequilibrarme? Haz una pausa y reflexiona sobre cómo puedes seguir mejor los caminos de Dios. Reflexiona en estos versículos bíblicos sobre el descanso. La carga de Jesús es fácil y su yugo es ligero. Por eso, cuando lo sigas, encontrarás descanso para tu alma.

Descansa en la búsqueda de una vida de oración

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. Filipenses 4:6-7

Cuando nuestras circunstancias se vuelven ocupadas y caóticas, la oración y la gratitud son dos cosas que podemos ignorar fácilmente. A menudo simplemente nos olvidamos. El trabajo es tan estresante que consume nuestra mente. O nuestra vida familiar es de tal complejidad que no sentimos que tengamos ni siquiera un momento para pensar. Deja que el consejo de Pablo resuene en ti hoy. Detente. Desacelera por un momento. Presenta tus peticiones a Dios. Y encuentra algo, cualquier cosa, por lo que estar agradecido.

Recuerda que cuentas con la presencia de Dios y, en un momento simple de oración, descubre su descanso y su paz. Él quiere dártelos.  

El descanso se encuentra en la persona de Jesucristo

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso”. Mateo 11:28

Jesús nos enseña, basándose en los principios del resto de la Escritura, que el verdadero descanso se encuentra en él. Él nos invita a acercarnos. Si acudimos a él, cansados y agobiados, nos dará el regalo del descanso. 

Así que hoy, si estás cansado y agotado, considera cómo puedes aceptar la invitación de Jesús. Tal vez, ir a dar un paseo por un hermoso parque o bosque. Apaga tu teléfono durante 30 minutos para pasar un rato tranquilo en oración. Busca un lugar que te haga feliz y simplemente pasa tiempo con Jesús. Acércate. Baja la velocidad. Respira profundamente. Permite que él te dé su regalo de descanso.

Versículos bíblicos sobre el descanso: pensamientos finales

Cuanto más busques, más podrás descubrir al Dios que ama el descanso en la Biblia. Él no necesita (ni quiere) que vayas a toda velocidad las 24 horas del día. Una vida así es totalmente insostenible. Dios valora el descanso, y tú también deberías hacerlo. Inclúyelo en tu agenda. Dedica un tiempo a ello. Lee los versículos de la Biblia sobre el descanso. Dirígete a Glorify para meditaciones, adoración y oración que pueden ayudar a guiarte hacia un lugar de descanso.

Download Glorify app

Empieza a adquirir buenos hábitos hoy mismo!

Descargar ahora!
;